Seguinos en las redes:

Domingo 29/01/2023
X
Actualidad

28/11/2022

Científicos tucumanos descubren medicamento que podría ayudar a combatir el Parkinson

Rodrigo Tomas-Grau, coautor del estudio y becario posdoctoral del Conicet en IMMCA dio detalles de la investigación.

Especialistas del CONICET en Tucumán demostraron en estudios in vitro que un derivado de la tetraciclina demeclociclina (DMC), un antibiótico para tratar múltiples infecciones, tiene efectos neuroprotectores sobre las neuronas dopaminérgicas que se ven afectadas en la enfermedad de Parkinson.

Rodrigo Tomas-Grau, coautor del estudio y becario posdoctoral del Conicet en IMMCA, habló con el medio LV12 sobre la investigación que se está realizando.

"Somos un equipo radicado en Tucumán, trabajamos en el IMMCA Instituto de Investigación en Medicina Molecular y Celular Aplicada que es de triple dependencia (CONICET, UNT y SIPROSA)", contó al inicio de la conversación.

"Este instituto está abocado a la medicina traslacional y normalmente nuestras investigaciones están direccionadas a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzhéimer", continuó diciendo.

Sobre el Parkinson indicó que "es una enfermedad crónica, progresiva y a pesar de la repercusión que tiene no existe ningún medicamento que la pueda llegar a prevenir".

Por este motivo los especialistas estudiaban moléculas que puedan prevenir o interferir en un proceso clave que se produce en el Parkinson.

Y en ese sentido explicó "todos nosotros tenemos en nuestro cerebro, en algún tipo neuronas, una proteína que se llama alfa sinucleína que cumple un determinado rol pero esta cuando empieza a formar unos cúmulos, unos agregados, se empiezan a mal plegar forman toxicidad en las neuronas y lleva a que estas neuronas mueran y cuando esto sucede ya no hay vuelta atrás, no se puede revertir esta situación".

"En la búsqueda de cómo podemos llegar a interferir estos procesos y estudios descubrimos que hay antibióticos que son capaces de interferir en esta fase, uno es la doxiciclina y la demeclociclina", desarrolló Rodrigo Tomas-Grau.

A través de una estrecha colaboración entre especialistas del IMMCA y del Instituto del Cerebro de Paris, en Francia, trabajaron sobre un fenómeno.

Sin embargo estos antibióticos no se pueden suministrar de manera crónica ya que "esto podría llevar a un problema mucho mayor en el mundo que es la resistencia antimicrobiana".

"Hoy en día en el mundo se está tratando de disminuir el sobre uso de antibióticos por el temor de generar bacterias super resistentes", expresó.

Siguiendo esa línea dijo "sabemos cuál es la potencialidad de estos antibióticos pero también su debilidad frente a la enfermedad neurodegenerativa por ello decidimos a la misma molécula del antibiótico modificarla para sacarle completamente la actividad antimicrobiana que tiene".

"Nos quedamos con una molécula nueva en el mundo que tiene una estructura muy similar al antibiótico de partida, pero no es un antibiótico", aclaró el coautor del estudio.

Con respecto a los resultados de los estudios mencionó "en líneas celulares las propiedades neuroprotectoras las seguimos teniendo e incluso son mejores que el antibiótico de partida".

Actualmente están en la primera etapa del estudio, "todos los resultados que tenemos es in vitro en células donde podemos simular estos eventos que ocurren en la enfermedad de Parkinson".

Aunque los estudios deben continuar "de ahora en más vienen otras fases donde se experimenta en animales modelo y por último la fase clínica sería el suministro y estudio en humanos".